jueves, 12 de julio de 2012

La masa madre líquida es una levadura natural, ya que se consigue con la fermentación natural de la harina mezclada con agua y la captura de bacterias que hay en el aire. Refrescando o alimentando esta mezcla y manteniendo una temperatura adecuada, obtenemos en tres-cuatro días nuestra masa madre líquida para hacer nuestros panes mucho más sabrosos, con una buena corteza, crujiente y tostada, con la miga esponjosa y un aroma estupendo, además de una conservación más prolongada del pan.



El procedimiento para elaborar esta masa madre líquida es de Eric Kayser, los ingredientes necesarios son harina integral (porque contiene parte de la cáscara del cereal y es ahí donde hay más levaduras, harina de fuerza, agua, además de un bote de cristal con capacidad para las cantidades que vamos a introducir a lo largo del proceso y un poco más para dejarla crecer.

El tiempo no se puede especificar porque depende de la temperatura ambiente. En verano, por ejemplo, fermenta mucho más rápido. Sabrá que la levadura natural está en su punto cuando doble el volumen antes de 4 hora. La levadura natural puede estropearse por con contaminación de otras bacterias y “morir”. Olerá mal y no reaccionará al alimentarla. En este caso debemos tirarla y volver a empezar.

Para preparar y activar la levadura natural:

Ingredientes:

100 grs de agua mineral a temperatura ambiente
30 grs de harina integral de trigo o centeno
50-70 grs de harina de fuerza

1º día: En bote de cristal con la tapa agujereada mezclamos todos los ingredientes y dejamos reposar durante 24 horas a temperatura ambiente

2º día: La levadura ocupa el mismo volumen que el día anterior pero ha formado un líquido marrón por encima. No se aprecia la fermentación.
Añadimos de nuevo los mismos ingredientes de la lista y mezclamos con una espátula. Tapamos y dejamos reposar durante 24 horas a temperatura ambiente

3º día: La levadura natural tiene burbujas y ha aumentado su volumen. Tiramos la mitad y repetimos de nuevo la operación del segundo día. Marcamos con un rotulador el nivel de la levadura, tapamos y dejamos reposar de nuevo 24 horas a temperatura ambiente.

4º día: La levadura natural ha duplicado su volumen y parece una esponja. Ya está lista y puede hacer con ella un pan o conservarla en el frigorífico.

Conservación: En un recipiente de cristal con tapa, que no sea hermético. Si se utiliza un tarro de cristal se debe agujerear la tapa. Se debe guardar en el frigorífico una vez preparada, así se paraliza la fermentación y queda dormida. En la superficie se forma un líquido marrón con un agradable olor ácido a alcohol. Actívela e vez en cuando, aunque no la vaya a utilizar. Así evitaremos que aumente el sabor ácido. Debemos tener en cuenta que siempre debe desechar la mitad de la levadura natural y después añadirle los ingredientes para activarla. Guárdela siempre tapada en el frigorífico.
Si quiere hacer un pan y además conservar levadura natural que necesita para hacer le pan y guarde el resto en un recipiente e cristal en el frigorífico.


Fuente: Libro: "Cuida tu salud con Thermomix"



3 comentarios:

  1. Yo la utilizo y sale un pan delicioso con ella.
    Es una de las cosas más sencillas y más agradecida de hacer: el pan con masa madre.
    Pásate por mi otro blog loschupadedos.blospot.com.es, si quieres, y lo puedes ver.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. que curioso post, muy interesante, he aprendido bastante
    http://decorecetas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Una pintaza de bollo, y que bien explicadita la receta, habra que probar. Un besiño

    ResponderEliminar