lunes, 18 de mayo de 2009

Pastel de tomate


Tenía muchas ganas de trabajar con pasta filo. La pasta philo o masa filo, es un tipo de masa muy fina, casi transparente, que le otorga una vez horneada o frita, un crujiente muy característico. Se cree que su origen es de Grecia, aunque otros la sitúan en el Medio Oriente. La pasta filo, como casi todas las masas, está elaborada con harina común, aceite, sal y agua, básicamente, y se utiliza en especial para repostería, aunque también se puede emplear rellena de preparaciones saladas. Tanto si es comprada como casera, una vez que vayamos a manipularla, esta tiene que estar lo menos posible expuesta al aire, ya que se seca con mucha facilidad y se nos puede romper, complicando su manipulación.
Me decidí por una receta sencilla y el resultado me gustó mucho.
* 6 hojas de pasta filo
* 200 grs de mozzarella
* 4 tomates en rama
* 4 tomates cereza
* 6 filetes de anchoa en aceite
* 1 cucharada de alcaparras
* 50 grs de pan rallado
* Orégano seco
* Aceite de oliva


Lava los tomates y corta los de rama en rodajitas y los cereza en cuartos. Parte la mozzarella en lonchas de ½ cm. Calienta 2 cucharadas de aceite y dora en él el pan rallado. Escurre las alcaparras y las anchoas, y trocea estas últimas.
Extiende una hoja de pasta en la superficie de trabajo y pincélala con un poco de aceite. Cúbrela con la segunda hoja, engrásala también y repite la operación con las demás. Colócalas en un molde cuadrado forrado con papel de horno.
Reparte en el fondo un poco de pan rallado y una parte de los tomates y la mozzarella. Añade unos trocitos de anchoa, unas alcaparras y 1 pizca de orégano. Repite las capas hasta agotar los ingredientes y completa con los tomates cereza.
Frunce los bordes de la pasta y pincélala con aceite. Cuece la tarta 20 minutos en el horno precalentado a 180º, espera a que esté templada para desmoldarla y sírvela.


Fuentes:
Revista “Cocina fácil” nº 136.

No hay comentarios:

Publicar un comentario